29 marzo: Razones para ir a la huelga general

DespidoLa nueva Reforma Laboral representa la aplicación de la relación de fuerzas entre empresarios y trabajadores de las últimas décadas, y por tanto el retroceso que hemos sufrido. La apuesta del sindicalismo mayoritario por la concertación sin presión (el 25 de Enero firmaban el II Acuerdo para el empleo y la negociación colectiva 2012, 2013 y 2014, que empeoraba aspectos fundamentales como: estructura de la negociación colectiva, inaplicabilidad en la empresa de los convenios sectoriales, flexibilidad interna y salarios) junto a la desmovilización y la pasividad de la sociedad en general, ha propiciado esta derrota histórica ante la que nos encontramos. La crisis, la Deuda Soberana y el Euro, han sido la coartada para hacer una reforma estructural, donde el trabajador pierde la mínima defensa jurídica que aún mantenía. La Reforma Laboral no se limita a las nuevas contrataciones, afecta a la totalidad de los trabajadores.

Esta Reforma no sirve para crear empleo. ¿Por qué y para qué se hace? Obedece a las recetas de la UE, BCE y FMI, que representan a los intereses del capitalismo multinacional. Supone un aumento del poder del empresario para despedir, rebajar salarios y devaluar los convenios colectivos. Además, perjudica a algunas ramas de la producción ya que destruye demanda interna facilitando el despido, rebajando salarios, reduciendo prestaciones sociales y en una palabra, empobreciendo a los trabajadores.

Nos piden que nos apretemos el cinturon, mientras ofrecen dinero sin tasa y por diferentes vías a las cajas de ahorro y después las regalan a los grandes bancos por 1 euro. Es decir, la deuda privada se hace así y se convierte en deuda pública, que la pagamos todos. En este país se sigue desahuciando a familias en paro, pensionistas o minusválidos, y mientras tanto existen millones de viviendas vacías o retenidas en los activos bancarios para fines especulativos. Se conceden créditos o avales a constructores y banqueros, mientras se les niega a los autónomos, al pequeño comercio o a trabajadores que quieren comprar una primera vivienda. Estamos ante una crisis de rentabilidad del capital y todas estas medidas tienen como objetivo aumentar la tasa de explotación y recuperar la rentabilidad frente a sus competidores. Son más beneficios para el empresario, no por ello tiene que contratar a más trabajadores. Estamos ante un modelo de acumulación basado en el aumento de la explotación absoluta.

¿Y por qué no se hace otro tipo de movilización? Hay muchas maneras de luchar y enfrentarnos a los problemas, todas son legítimas, pero la peor decisión, es cuando no hacemos nada. Si no hacemos nada, el Gobierno y los capitalistas, nos perciben débiles y verán el camino libre para continuar imponiendo nuevas medidas regresivas y recortes. Los derechos sociales y laborales que aún tenemos, no han sido regalados por el Estado, han sido conquistado a través de movilizaciones, huelgas y luchas. No hay que buscar falsas escusas.

Algunos trabajadores desearían ir a la huelga, pero por trabajar en servicios públicos tienen servicios mínimos y no pueden. También hay trabajadores en empresas muy represivas donde hacer la huelga supone ser despedido. Por esta razón se hacen piquetes, para que la inactividad sea palpable en la calle.

¿Por qué hacer una Huelga General promovida por CC. OO. y UGT, sindicatos institucionales y que han colaborado con los sucesivos Gobiernos en la degradación de las condiciones de trabajo? Aún cuando es cierto que sus cúpulas dirigentes son parte del problema, si se enfrentan a estas medidas debemos coincidir en la lucha, el enemigo es el mismo. Sabemos que al día siguiente van a querer seguir negociando, por eso hacemos nuestra propia convocatoria y exponemos nuestras razones. Esta Huelga está convocada desde hace tiempo por otras organizaciones, entre ellas la CGT.

Descuelgue de convenioLa Huelga General supone una protesta no solo ante la Reforma Laboral, ni para que al día siguiente negocien las burocracias sindicales, sino para frenar los ataques continuados que llevamos sufriendo los trabajadores, los parados y la sociedad, desde que se inició la crisis. La Huelga General la hacemos también por la defensa de los servicios públicos. Los recortes y congelaciones son continuos y ya se anuncian nuevos ataques a nuestras condiciones de vida. Ir a la Huelga es decir ¡ Basta ¡. Decir bien alto, que no queremos ser esclavos. Visulaizar nuestro malestar.

La Huelga no es una solución mágica. Entendemos que es una medida importante para luchar, una acción de resistencia social a los planes de ajustes, despidos, paro, privatizaciones y demás ataques políticos y sociales. Por esta razón todos estamos convocados a movilizarnos, no solo los trabajadores, también los ciudadanos que por la circunstancia que sea no trabajan, parados, jubilados, jóvenes estudiantes, etc. Tiene que ser el inicio de una movilización que nos permita recuperar la confianza en nosotros mismos, otro mundo es posible, este solo nos conduce al caos y a la barbarie. Apostamos por otros valores como la solidaridad y el compañerismo frente al individualismo que nos quieren inculcar.

¿Sirven para algo las Huelgas? Los medios de comunicación y los ideólogos del sistema tratan de demostrarnos que este tipo de movilización no tiene ninguna utilidad. Sin embargo, en países como Francia, Portugal y Grecia entre otros, se han frenado planes que suponían una rebaja importante en las condiciones de vida. En España hay dos huelgas generales (1988 y 2002) que consiguieron retirar los decretos. La lucha siempre es rentable.

Desde CGT, entendemos que la huelga, es una acción colectiva, y que no finaliza ese día, es preciso exigir a los convocantes, pedir cuentas si hay negociaciones con el Gobierno, debatir entre nosotros y abandonar la delegación en los sindicatos y partidos. Si nadie trabaja por ti, que nadie decida por ti.

Resignarnos hoy, pensar que la empresa no tiene porqué aplicar esas medidas, es no querer ver la realidad más cercana. La resignación es la mejor baza que tienen los que están en el poder para llevar a cabo sus medidas de austeridad, recortes, ajustes y reformas. La lucha es colectiva, y como tal se hace por toda la sociedad. Por los parados, por los jóvenes y por los mayores, a todos nos amenazan con rebajar y empeorar las condiciones de vida (recortes en sanidad y educación), nos tienen en el punto de mira. La crisis va para largo, es una crisis del sistema que afecta a todos los ordenes de la vida. La pelea también va para largo, y nos jugamos lo más valioso, unas condiciones dignas de vida y trabajo.

Despido por bajas