Propuesta de convenio de banca: Apretarse el cinturón y bajarse los pantalones al mismo tiempo

CGTLa negociación del nuevo Convenio de Banca está encontrando desde el principio, obstáculos nuevos e inesperados. En Junio, la AEB presentó una plataforma para el nuevo Convenio Colectivo, que supone un insulto a los trabajador@s y una expresión de su voracidad sin límites. Las posiciones desde entonces no se han modificado. Amenaza con retrocesos y sin ellos, esgrime que no hay Convenio. Sólo les importa mantener los millonarios bonus e incentivaciones de sus directivos y altos dividendos a costa de las plantillas. Recordamos las propuestas más agresivas que ha presentado la AEB:

  • Subida 0 para 2011 y 2012 y subida moderada para 2013 y 2014.
  • Supresión de los ascensos por antigüedad.
  • Supresión/reconversión de los trienios.
  • Supresión del cuarto de paga “mejora a la productividad”.
  • Ampliación de la movilidad geográfica.
  • Aumento de las consideraciones de faltas muy graves, etc.

En una palabra; una declaración de guerra a los trabajador@s en toda regla.

Las propuesta de la AEB supone el finiquito de un Convenio que ha ido desapareciendo y degradándose año tras año. La retribución variable y la negociación de horarios empresa a empresa, entre otras cuestiones, han ido descafeinando dos de los apartados más importantes de la Negociación Colectiva.

La AEB habla de austeridad y de reformar el mercado del trabajo despojandolo de los mínimos derechos que aún se mantienen. Los presidentes de los bancos y los políticos alardean y presumen de tener la Banca más saneada del mundo, manteniendo un nivel de beneficios que ya lo desearían otras entidades del entorno desarrollado. La fortaleza de nuestros bancos, demostrada en las diferentes pruebas de esfuerzo, no se corresponden con las exigencias de la patronal bancaria. La coartada de la crisis no es válida para atacar el empleo y el salario en nuestro sector.

Asistimos a la reducción de plantillas en todos los ámbitos, provocando conflictos entre compañer@s y en las oficinas con la clientela. Se subcontratan continuamente tareas estrictamente bancarias y se marcan objetivos comerciales inalcanzables. Parece que este es el trato que merecen los trabajador@s para unos directivos que en parte, han sido provocadores de la crisis y que se siguen beneficiando de las dificultades de gobiernos y ciudadanos, atreviéndose a darnos lecciones de austeridad, después del cobro de sus altos bonus.

¿Cómo ha respondido la representación sindical? El sindicato que tiene la mayoría absoluta en la mesa negociadora, se decanta por el recientemente Convenio de Entidades Financieras, firmado el 15 de julio, que liga la subida salarial a la productividad/beneficios. Es decir, se fija una subida de salario, en este caso el 2%, y resto de subida estan relacionadas con la obtención mayor o menor de beneficios después de impuestos, sin tener en cuenta el IPC. Perdiendo el referente del IPC, referencia de todos los Covenios Colectivos, que junto con la Cláusula de Revisión Salarial recuperada en el último Convenio de Banca, nos permite, no sólo actualizar nuestras nóminas, sino recuperar lo que no hemos cobrado durante el año. Se pretende con este cambio seguir las instrucciones impartidas por Angela Merkel y los “mercados” sobre salarios y jornada. La apuesta del primer sindicato del sector, a favor de este cambio, es inadmisible, pues supone aceptar la lógica de los mercados, olvidando los intereses de los trabajador@s.

Ante un sector, en continua reconversión y transformación, con fusiones a la vista, todas las precauciones son pocas. Los reajustes y ERE’s no sólo afectan a las cajas de ahorro, también se empiezan a producir en bancos como Citibank, BNP y reestructuraciones de plantilla en otras entidades con el mismo objetivo; destruir puestos de trabajo. Desde CGT entendemos, que es necesario que todos meditemos, trabajador@s y sindicatos y tomemos decisiones. El panorama que se nos avecina es muy complicado, lleno de agresiones y reajustes, que van a afectar a todas las empresas, en mayor o menor medida, y a todos los sectores de las plantillas. Debatir, ofrecer alternativas y mostrar una actitud decidida ES FUNDAMENTAL. Para CGT, tod@s, sindicatos y trabajador@s, debemos mostrar una actitud firme en defensa del empleo, los salarios, referenciados con el IPC, y el no retroceso de lo ya conquistado. Por estos objetivos estaremos dispuestos a movilizarnos ya.

Coincidimos con CC. OO. y UGT en su malestar, pero de esta hay que pasar a la movilización siguiendo el ejemplo del 15-M, desechando el derrotismo y la resignación que nos atenaza. No podemos aceptar pasivamente esta situación. Hay que defender nuestros derechos sociales, pero no sólo con palabras, debemos pasar a los hechos, sindicatos y trabajador@s. Apostamos por la movilización unitaria de tod@s.