La colaboración tiene un premio

El pasado 14 de abril se firmó un acuerdo entre Bankia y los sindicatos CCOO, ACCAM, UGT, SATE, CSICA y ACB; la inmensa mayoría de la representación sindical. El acuerdo, llamado “Medios LOLS”, intenta distribuir equitativamente (según el resultado de las últimas elecciones sindicales) liberados, horas sindicales, delegados LOLS, asesores sindicales, medios, locales, delegados de prevención territorial, delegados del Comité de Seguridad y Salud y una cantidad importante de dinero.

El citado acuerdo margina de los diferentes comités de salud a las organizaciones que no lo firmen, por lo tanto es un fraude manifiesto, primándose la organización vertical mediante secciones estatales y la discriminación frente a las organizaciones no firmantes

No podemos olvidar que, cuando se creó Bankia, siete cajas de ahorro canalizaban una parte importante del negocio bancario nacional y los beneficios que generaban, además de llenar las arcas de los partidos políticos, sindicatos institucionales y agrupaciones de empresarios, se destinaban en parte a obras de interés social: guarderías, bibliotecas, centros de ancianos, centros deportivos, etc. Bankia ha prescindido de 11.000 de los más de 24.000 trabajadores que había el día de la fusión. De ellos, 550 han sido despidos forzosos y una cantidad ingente inducidos (o te vas con la baja voluntaria o te vas con la forzosa). Hoy apenas se llega a 13.000 trabajadores.

Es llamativo que una empresa rescatada con el dinero de todos, que ha reducido su plantilla mediante EREs en miles de puestos de trabajo, que durante seis años ha congelado los salarios y que próximamente va a reducir la aportación a la Previsión Social Complementaria en un 30 %, reparta a los sindicatos firmantes del acuerdo, en 4 años, la cantidad de 647.000€. Los 647.000€ se abonarán a estas organizaciones sin presentar ningún justificante sobre su empleo y, por lo tanto, le pueden dar la utilidad que les parezca oportuna.

Actualmente la plantilla está pasando nuevamente situaciones de verdadera angustia: el Presidente, según informan las Territoriales y Zonas dice que el negocio de la entidad no funciona y ha pedido a sus mandos que trasladen a la plantilla que nuevamente se debe hacer un sobreesfuerzo, como siempre vía prolongación de jornada y reducción de salarios (que ya se ha planteado en mesa laboral). Sin embargo, nuevamente constatamos realización de gastos totalmente prescindibles como estas subvenciones a sindicatos.

No cabe la menor duda que el futuro de Bankia, saneado con dinero público, pase por una re-privatización. En un par de años pasará a manos de uno de los grandes grupos financieros nacionales y nuevamente, habrá un nuevo ERE encima de la mesa. Los 647.000€ es poco dinero si garantizan la paz social y sirven para firmar nuevos EREs. Los sindicatos del régimen (los de las tarjetas black y otros asuntos turbios) no se ocultan, es el tráfico más antiguo: se cambian derechos por dinero. Todo un sistema corrupto basado en la colaboración con las empresas a cambio de cursos fraudulentos, EREs amañados y, finalmente, dinero en mano.

Es el momento de pensar y actuar en consecuencia, aunque suponga un esfuerzo y mostrar a los compañeros, a la sociedad, que el camino es otro. Lo que ocurre en Bankia es fiel reflejo de la hipocresía en la que vive nuestra sociedad. Es nuestra obligación oponernos e intentar cambiarlo.

Desde este sindicato nos parece socialmente repulsivo, que mientras una parte importante de la sociedad ha sufrido el golpe de la crisis, y los trabajadores han reducido los salarios estos últimos años, estas organizaciones se vendan por unos miles de euros y unos cuantos liberados. Nada extraño ya que son los colaboradores necesarios de la empresa.

La independencia de los sindicatos (tanto de la empresa como del Estado), la participación, la transparencia en las negociaciones y la lucha, son las únicas garantías para la defensa de los trabajadores.