TopRural: Cómo ganar un 25% más y negar el bonus a los empleados

Ha tenido que pasar un mes para que una persona externa a Toprural pero en su nombre se haya dignado a contestar a las tres peticiones de reunión formuladas por la Sección Sindical de la CGT. Al albor de la publicación de los resultados correspondientes al ejercicio 2010 por parte de la empresa, que concluía un aumento del 25% del beneficio neto en relación al ejercicio anterior, la Sección realizó sendas propuestas para mejorar las condiciones económicas de los empleados. La Dirección ha respondido con su habitual “política de transparencia”: la negación más absoluta a siquiera iniciar un proceso de diálogo con los representantes de los trabajadores (RLT). Es decir, no llega siquiera al umbral mínimo que debe aceptar cualquier empresa que respete los procesos democráticos más elementales y la legitimidad emanados de ellos.

Sindicato, ¿qué es eso?

Este miércoles 13 de julio la asesora externa remitió un correo electrónico al RLT para rechazar las dos propuestas realizadas: la ligación del bonus al balance de beneficios de la compañía con efecto retroactivo al año 2010 y el aumento en un 20% de los sueldos correspondientes a los empleados cuyo bruto anual es inferior a los 20.500 €. Una contestación a todas luces inválida porque no cita la mayor, es decir, el interés de la Sección Sindical de CGT por mantener una reunión con la Dirección de Toprural. Las propuestas eran consideradas como el punto de partida para una negociación normal que sirviera como retoma de contacto entre Dirección y RLT, después de que la primera se haya negado siempre a sentarse en una mesa con los segundos en lo que llevamos de 2011 – tras múltiples intentos en materias como la política de formación.

Los dirigentes de Toprural y muy en particular el Fundador y el Jefe de Operaciones, no sólo rehúyen el cara a cara sino que rechazan de plano siquiera contestar a un correo electrónico ni firmar la cartas entregadas. Suponemos que para evitar la vergüenza de que sus nombres aparezcan en un mensaje absolutamente infame como el que mandó la asesora externa (insistimos, ¿dónde se ha visto que haya que contactar con una empresa ajena para negociar la política estratégica?). El resumen es rápido: no se paga bonus ni se aumentan sueldos porque la empresa no está obligada a ello. Se amparan en un legalismo rancio para negar una gratificación mínima para todos los empleados con cuyo trabajo han disparado el beneficio neto en plena crisis (+301.841 € respecto a 2009, para totalizar 1.487.038 €) y la subida de los sueldos más precarios. ¿No será mejor recompensar a los trabajadores de una forma justa y razonable para contar con un equipo motivado que pueda devolver ese esfuerzo con creces?

Pincha aquí para ver los escalofriantes números de Toprural

Nuestras propuestas

Las propuestas de partida que queríamos formalizar (y que por desgracia no hemos podido ni esbozar) eran las siguientes:

  1. Cheque de 1.500 € a todos los empleados en concepto de bonus de 2010
    • Toprural es una empresa que prorratea las pagas extra, no entrega cheques-restaurante, no incluye seguro médico ni ventaja social adicional. La única excepción es un bonus que se devenga trimestralmente siempre y cuando crezca la facturación respecto al año anterior.
    • En plena crisis económica y en una situación muy delicada como consecuencia de un cambio informático en el portal que derivó en innumerables problemas con los clientes que fueron subsanados por el esfuerzo de los empleados –algunos de los cuales vinieron a trabajar hasta en fin de semana- , la facturación cayó sólo un 6% (se facturaron 4,3 millones de € por 4,5 millones en 2009). Resultado: la empresa no fue sensible a la situación y decidió no repartir bonus a los empleados sino destinarlo a sus pingües dividendos.
    • ¿Cuánto costaría nuestra propuesta?: Tomando como cifra los 38 empleados que constaban a fecha 31 de diciembre de 2010, el resultante serían 57.000 €. O lo que es lo mismo, apenas el 3,8% de la tasa de beneficio neto de la empresa en 2010. El mensaje de la empresa es inalterable en este aspecto: que crezca la facturación y os pagaré. Hablando en plata, “hacedme ganar (aún) mucho más y entonces os daré un poquito”.
  2. Aumento del 20% de los sueldos inferiores a 20.500 € brutos anuales
    • En Toprural hay un grupo importante de trabajadores con sueldos por debajo de los 20.000 € y bastantes oscilan los 15.000 €. Personas cualificadas, que conocen muy bien su trabajo y que en algunos casos se desenvuelven en varios idiomas. Las peticiones de aumento de sueldo han sido sistemáticamente denegadas.
    • Desde el año 2007 el beneficio neto de Toprural ha aumentado un 244% mientras que la inmensa mayoría de los sueldos no han variado más allá del aumento del IPC marcado por el convenio de Oficinas y Despachos. No olvidemos que se trata del convenio colectivo más precario y al que remite siempre para justificar una tabla salarial objetivamente baja.
    • ¿Cuánto costaría nuestra propuesta?: Supongamos que hay 15 (*) empleados cuyos sueldos son inferiores a 20.500 € brutos anuales. Por simplificar, que el salario medio de estos es de 17.000 €. El 20% de aumento supondrían 3.400 € brutos para cada uno de estos compañeros. Por 15, haría un total de 51.000 € anuales. O lo que es lo mismo, el 3,4% de la tasa de beneficios netos de la empresa en 2010.

(*) La previsión de sueldos y empleados es aproximada porque no son datos públicos y la empresa no los ha facilitado al RLT.

Si aplicáramos estas correcciones al ejercicio 2010, la cuenta de beneficios netos de la empresa se resentiría en un raquítico 7,2%. Es decir, los socios se repartirían 1.379.038 € en vez de 1.487.038 € ¿No es suficiente margen? ¿No son peticiones razonables?

Sección Sindical de CGT en TopRural