La reforma laboral del despido o de cómo destruir empleo

El gobierno siguiendo los dictados del FMI, BCE y UE ha aprobado un decreto ley del cual destacamos los siguientes apartados:

  • El contrato indefinido, en caso de despido improcedente, tenía 45 días de indemnización por año trabajado. Desde la publicación de la nueva reforma todos los contratos tendrán 33 días de indemnización. Las indemnizaciones se calcularan en función del tiempo que hayan cotizado con el contrato de 45 días y el tiempo trabajado con el de 33 días. El despido improcedente pasa de 45 días y 42 a mensualidades por año, a 33 días 24 mensualidades.
  • El despido objetivo, de 20 días por año será posible con 9 meses de caída de ingresos o ventas, no es necesario acreditar perdidas. En este caso la indemnización máxima será de 12 mensualidades.
  • Se facilitan los despidos colectivos, las empresas ya no tendrán que tener autorización de la Administración para realizar EREs. Si no llegan a acuerdo con los representantes de los trabajadores, lo puede imponer unilateralmente el empresario y la decisión es recurrible judicialmente.
  • Se crea "un contrato indefinido" para las empresas de menos de 50 trabajadores, con una nueva modalidad con un periodo de prueba de un año y subvención de 3000 euros. Despido absolutamente gratuito para estas empresas de menos de 50 trabajadores/as, al permitirles contratos con un período de prueba de 1 año y de ser despedidos durante el periodo de prueba, la indemnización es 0.
  • Aumentan las subvenciones a los empresarios con otros 3600€ para la contratación de trabajadores menores de 30 años y 4500 para parados de larga duración. Las bonificaciones suponen rotación en el mercado de trabajo para conseguir subvenciones. Hay bonificaciones para jóvenes y parados de larga duración, así como el contrato para emprendedores para empresas con menos de 50 trabajadores.
  • Los parados que estén cobrando prestación tendrán que realizar "un trabajo social". Lo cual permite despedir a los trabajadores que realizan ahora estos servicios públicos.
  • Eliminación de la fuerza normativa del Convenio Colectivo por dos vías, una, permitiendo que el empresario se descuelgue de la aplicación de las condiciones salariales y de las condiciones de trabajo: jornada, sistemas de retribución, sistemas de turnos, movilidad funcional y geográfica, y la otra, terminando con la ultraactividad de los convenios fijando un tiempo máximo de 24 meses. Se tiende a la negociación individual y al convenio de empresa. El empresario y los trabajadores pueden pactar un convenio de empresa que primará sobre el sectorial.
  • Además las empresas podrán modificar la “cuantía salarial” de los trabajadores que cobren por encima de los mínimos estipulados en Convenio, atendiendo a “razones económicas, técnicas, organizativas o de producción”. Es decir, se deja la puerta abierta para que casi con total libertad, las empresas le puedan rebajar el sueldo a los trabajadores con bajo rendimiento, atendiendo a lo estipulado en esta Ley por razones de competitividad, productividad y organización. Es un insulto pretender que nos creamos que abaratar y facilitar el despido puede crear empleo. Esta reforma no sólo no ayudará a crear empleo sino que producirá más paro, más precariedad laboral, peores salarios, y un salvaje deterioro de las condiciones laborales. La creación de empleo depende del crecimiento económico y de la estructura productiva.

Ahora queda realizar los trámites en el congreso para ratificarlo, pero ya está en vigor. Unos meses de burocracia política, salvo que la presión de la calle obligue a rectificar semejante atropello. Desde luego no vale meter la cabeza bajo el ala y esperar tiempos mejores. Debemos mostrar nuestro desacuerdo por todos los medios posibles, y desde luego, afrontar el difícil panorama que se avecina siendo solidarios con nuestros compañeros y estando dispuestos a movilizarnos cuando sea necesario. Esta reforma nos perjudica a todos, jóvenes y veteranos, ocupados y parados. Es hora de moverse y todos a una, de defender nuestros derechos laborales y sociales. Brutalidad policial No podemos esperar que los sindicatos mayoritarios reaccionen, ya que después de conocer el contenido de esta reforma, solo se han limitado a decir que van a convocar una manifestación. Mientras tanto, el pasado viernes, la CGT junto con otras organizaciones sindicales y sociales salió a la calle en protesta por este atropello sin precedentes a los derechos laborales, lo que supone un al grave retroceso. Esta protesta se saldo por un lado, con nueve detenidos en una clara actitud desproporcionada por parte de la policía del PP, y por otro con el tradicional apagón informativo de la mayoría de medios de comunicación. Para la CGT , esta reforma sólo tiene una lectura sindical y social: HAY QUE DEROGARLA y el camino para ello es LA LUCHA COLECTIVA , laboral y social.

EL ABARATAMIENTO DEL DESPIDO NO CREA EMPLEO, CREA PRECARIEDAD.